¿Que es la Incontinencia Urinaria?

incontinenciaLa incontinencia urinaria es la pérdida del control de la vejiga. Esto significa que no siempre puede controlar la orina. La incontinencia urinaria puede variar desde la pérdida de una pequeña cantidad de orina (como al toser o reírse) hasta tener una necesidad imperiosa muy fuerte de orinar que es difícil de controlar. Esto puede ser embarazoso; hable con su médico al respecto. Puede recibir tratamiento.

Asegúrese de hablar con su médico si tiene este problema. Si oculta la incontinencia, se arriesga a tener sarpullidos, llagas, infecciones de la piel e infecciones del tracto urinario. Además, puede darse cuenta de que evita estar con sus amigos y familiares por miedo y vergüenza.
En pediatría, se suele reversar el término enuresis a la incontinencia nocturna infantil.

Tipos de incontinencia Urinaria

Existen 5 tipos de incontinencia urinaria. A continuación aparece una breve explicación de cada uno.

Incontinencia por esfuerzo

La incontinencia por esfuerzo se produce cuando tiene pérdidas de orina debido a la presión repentina en los músculos de la parte inferior del abdomen, como al toser, reírse, levantar algo o hacer ejercicio. La incontinencia por esfuerzo, por lo general, se produce cuando se debilitan los músculos pélvicos, por ejemplo, después de un parto o una cirugía. La incontinencia por esfuerzo es común en mujeres.

Incontinencia de urgencia

incontinenciamujerEsto se produce cuando la necesidad de orinar llega en forma muy repentina, con frecuencia antes de llegar al baño. Es posible que el cuerpo recién le dé una advertencia de unos pocos segundos a minutos antes de orinar. La incontinencia de urgencia es más común en las personas mayores y puede ser un signo de una infección del tracto urinario o de hiperactividad de la vejiga.

Incontinencia por rebosamiento

Este tipo de incontinencia es la salida incontrolable de pequeñas cantidades de orina. Es provocada por una vejiga muy llena. Es posible que sienta que no puede vaciar la vejiga por completo y que haga un esfuerzo al orinar. Esto con frecuencia se produce en hombres y puede ser provocado por algo que obstruye el flujo de orina, como el agrandamiento de la próstata o un tumor. La diabetes o determinados medicamentos también pueden provocar el problema.

Incontinencia funcional

Este tipo se produce cuando controla la orina con normalidad pero tiene problemas para llegar al baño a tiempo. Es posible que no llegue al baño debido a artritis o a otras enfermedades que hacen que sea difícil moverse.

Incontinencia mixta

Este tipo comprende más de uno de los tipos de incontinencia antes mencionados.

Terapias de rehabilitación de suelo pélvico

terapias-incontinenciaLos ejercicios de Kegel o ejercicios de contracción del músculo pubocoxígeo, son unos ejercicios destinados a fortalecer los músculos pélvicos.También están recomendados para evitar alteraciones comunes como la incontinencia urinaria o también para facilitar el parto. En el campo sexual son los ejercicios que hay que practicar para obtener buenos resultados a la hora de conseguir mayor placer sexual.

Reciben este nombre por el Doctor Arnold Kegel, quien desarrolló estos ejercicios para sus pacientes en la década de 1940 como método para control de la incontinencia urinaria. Su artículo fue publicado en 1948.

Los ejercicios de Kegel se idearon para controlar la incontinencia urinaria de la mujer tras el parto. El propósito de los ejercicios es fortalecer los músculos de la zona pélvica y mejorar la función del esfínter uretral o rectal. El éxito de los ejercicios de Kegel dependen de la práctica apropiada de la técnica y un disciplinario cumplimiento del programa de ejercicios. Hoy día se recomiendan a la mujer que sufre incontinencia urinaria por estrés, al hombre que padece incontinencia urinaria después de cirugía de próstata y personas que sufren de incontinencia fecal.

Algunas personas no localizan con facilidad los músculos pélvicos y deben practicar con frecuencia para aprender a contraer los músculos adecuados. Uno de los métodos consiste en sentarse en el sanitario y al orinar intentar retener el flujo de orina, contrayendo los músculos del piso pélvico. Practicando varias veces la persona puede llegar a conocer el grupo correcto de músculos que hace la contracción. No deben contraerse los músculos del abdomen, caderas o nalgas mientras hace este ejercicio. Sin embargo, esta práctica solo debe utilizarse para localizar los músculos y no como ejercicios, ya que altera el reflejo normal de la micción y podría inducir a una alteración de este mecanismo o a dejar residuo de orina en la vejiga a finalizar la micción. Otro método para identificar los músculos consiste en introducir un dedo en el recto.

Es posible fortalecer los músculos del piso pélvico usando un cono vaginal (dispositivo con peso que se inserta en la vagina). Una vez dentro deben tratar de mantener el dispositivo contrayendo los músculos. Si se aprende a realizar los ejercicios antes de dilatar la vagina, se puede observar que la dilatación resulta más fácil. Esto ocurre porque se sabe cuándo están los músculos pélvicos tensos y cuando relajados. Antes de insertar un dedo o cualquier objeto en la vagina, se debe tensar-relajar los músculos. Es más fácil mover el dedo con los músculos relajados. Una vez que se pueda introducir la punta del dedo en la vagina ya se puede practicar a apretarlo con los músculos.

Un porcentaje importante (más del 40%) de los pacientes no logra localizar correctamente los músculos del piso pélvico y en lugar de contraer muchas veces pujan, lo que puede incluso agravar un problema de incontinencia o prolapso.

Es posible usar biorretroalimentación (un método de reforzamiento positivo) y estimulación eléctrica para identificar el grupo de músculos a trabajar. Se sitúan electrodos en el abdomen y a lo largo de la zona anal. Algunos expertos ponen un sensor en el ano (para los hombres) o en la vagina para monitorizar la contracción de los músculos[cita requerida]. En el monitor se puede observar por un gráfico cuáles son los músculos que se contraen y los que están en reposo. El especialista puede ayudar a identificar los músculos para la ejecución correcta de los ejercicios de Kegel. La estimulación eléctrica se realiza usando corriente eléctrica de bajo voltaje que estimula el grupo correcto de músculos. La corriente se aplica utilizando una sonda anal o vaginal. Esta terapia puede hacerse en el centro especializado o en la propia casa. Son sesiones de 20 minutos de duración y se realizan cada 1 ó 4 días. Según los estudios realizados, han resultado prometedores para el tratamiento de incontinencia.

Las técnicas conductuales o control de habitos de ingesta líquida y micción, orientación en deporte apropiados para no agravar los problemas también son parte importante del tratamiento. Este conjunto de ténicas se conocen como reeducación pelviperineal o del piso pélvico y deben ser aplicados por un kinesiólogo ofisioterapeuta especializado

Compartir en las Redes