Primer Biomarcador en Sangre de Respuesta Terapéutica al Cáncer de Próstata Más Agresivo

La biopsia líquida ha determinado qué tipo de tratamiento prolongará la supervivencia del cáncer de próstata agresivo con el primer biomarcador sanguíneo, publica el ‘European Urology’.

El cáncer de próstata más agresivo, el resistente a la castración, puede ser tratado con dos tipos diferentes de terapias: los taxanos o los tratamientos hormonales. Hasta la fecha, no hay estudios comparativos entre ambos y la decisión de qué tratamiento emplear se realiza de forma empírica y según las preferencias de los pacientes. Sin embargo, los datos de un nuevo publicado en el European Urology, ha definido un biomarcador que, a través de biopsia líquida, puede determinar cuál de los dos tratamientos prolongará lasupervivencia de cada paciente.
El estudio está dirigido por David Olmos, jefe de la Unidad de Investigación Clínica de Cáncer de Próstata del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), Ugo de Giorgi, del Instituto Científico Romano para el Estudio y Tratamiento de los Tumores Tumori (IRST), IRCCS de Meldola (Italia), y Gerhardt Attard, del Centro de Evolución y Cáncer del Instituto de Investigación del Cáncer (ICR) en Reino Unido.
“Según Olmos, en estos momentos no hay estudios comparativos entre hormonas y taxanos. Sólo hay estudios en poblaciones similares, y la selección de los tratamientos se hace de forma empírica. Se suele optar por comenzar con los tratamientos hormonales, pero también depende de la preferencia del paciente, tras informarle debidamente sobre cada una de las opciones”.
Los resultados del  nuevo trabajo han determinado que los pacientes de cáncer de próstata resistente a la castración que tienen un número normal de copias del gen de receptor androgénico (RA) -aquel que regula la señales celulares mediadas por las hormonas masculinas- en ADN tumoral parecen tener un menor riesgo de progresión de la enfermedad y mejor supervivencia cuando son tratados con abiraterona/enzalutamida con un aumento de la supervivencia del 50 por ciento comparado con docetaxel, donde la supervivencia mediana fue entorno a los 24 meses”, explica el investigador. Además, los pacientes con más copias del gen del receptor de andrógenos responden ligeramente mejor al docetaxel, con una mejoría aproximada de la supervivencia de unos 9 meses comparada con abiraterona/enzalutamida.
La presencia de receptor andrógenico (RA) en ADN tumoral circulante se convierte así en el primer biomarcador que ayudaría a definir el tratamiento de primera línea e incide en la importancia de las sinergias entre la investigación básica y la atención clínica para mejorar su calidad de vida. El estudio indica también la urgencia por desarrollar nuevos tratamientos para pacientes con ganancia de RA, ya que responden peor a las terapias existentes.
Esta investigación es un claro ejemplo de colaboración en el marco de la investigación clínica y traslacional en nuestro entorno académico europeo, cuya prioridad es el beneficio de los pacientes. La Unidad de Investigación Clínica de Cáncer de Próstata del CNIO ha liderado el estudio en España y ha coordinado los 13 centros españoles de los que proceden 112 pacientes de los 239 analizados.
Fuente:
Diario Medico

Compartir en las Redes